Historia

Algunas nociones sobre la India

Varna (las castas)

Los Adivasi

Ma Sarada Shishu Tirtha es un hogar fundado en 1983 por un monje hindú que fue recogiendo niñas para darles un lugar donde vivir.

Está situado a tres horas de Calcuta, en la aldea de Harispur, Krishnanagar (Bengala Oeste). La estación de tren más cercana, Krishnanagar June, está a unos 100 km. de Sealdah, y la Residencia-Escuela está a unos 5 km. de la estación, yendo por la carretera de Nabadwip Ghat.

En el año 2008, Francisco Perelló visita por primera vez la Residencia- Escuela “Ma Sarada Shishu Tirtha”. Allí, en esos días, estaban acogidas, en condiciones muy precarias, unas 100 niñas provenientes de las tribus Santalis. Vivían hacinadas en dos edificios pequeños y muy deteriorados, de una sola planta, que servían de dormitorio y escuela. Dadas las carencias económicas, sólo recibían una comida al día, compuesta por arroz y vegetales. Todo ello bajo la tutela de un monje hindú que contaba con la ayuda esporádica de donantes locales. Ante esta situación, Fran decidió hacer “algo” por estas niñas. Con el decidido apoyo de su familia y de distintas personas, todas ellas amigos y amigas que habían conocido el Hogar, se financió y construyó una segunda planta en el edificio de la escuela y otra en la de los dormitorios, además de una pequeña casa para fijar su residencia. Además, se financió la alimentación de las niñas para que pudiesen recibir tres comidas al día.

En octubre de 2009, Fran Perelló y los amigos colaboradores deciden constituir, en España, la Asociación “Hogar de las Niñas” para dar continuidad a esta labor de acogida y formación a niñas de la comunidad tribal Santali de Bengala Occidental. Los objetivos fundacionales son aumentar el número de niñas y mejorar las infraestructuras, así como su educación, alimentación, higiene y sanidad.

El Hogar, que en sus inicios funcionaba como Orfanato, por aquellos días tan solo contaba con dos pequeños y avejentados edificios de una sola planta donde las niñas dormían hacinadas y que se utilizaban, al mismo tiempo, como escuela.

En el comienzo de la Asociación, su aportación a los gastos totales del centro se situaba en un 60%, que aumentaba a un 90% en el área de Educación. En la actualidad, la Asociación cubre todos los gastos de las 290 niñas que viven y estudian en el Hogar y recibe más de 200 peticiones anuales que, lamentablemente, no pueden ser atendidas.

Después de estos años de trabajo, creemos que el éxito de la Asociación radica en el hecho de que las niñas, cuya inmensa mayoría vivía en condiciones de pobreza extrema, han acogido en sus corazones la Asociación: allí tienen libre acceso a todas las salas, la cocina y el templo, colaboran activamente realizando las tareas cotidianas y se cuidan entre ellas. Las niñas y sus familias sienten y saben que la Asociación trabaja de forma eficaz y desinteresada en beneficio de la comunidad tribal Santali.

 

Comments are closed.